El llamado

Habla Senor, que tu siervo escucha...

Dios sigue llamando hoy.

Escuchalo...nunca te arrepentiras.